· 

El optimismo en medio de la crisis

Escrito por: Li Ángel

 

En momentos de crisis mucho se habla del optimismo como herramienta para salir adelante, pero lo que no se dice al respecto, es que más allá de ser un estado, el optimismo es una decisión.

 

Y es para valientes, porque demanda ver la vida desde otra perspectiva. En ese sentido, el primer paso es reconocerse en medio de una situación difícil sin hacerse el de la vista gorda, para llegar al  segundo paso y es definir cómo estar. 

 

Estamos atravesando momentos particulares. Las crisis económicas, sociales y políticas, sumadas a las crisis de sentido en las que nos preguntamos quiénes somos y qué queremos esencialmente ser y hacer, nos ponen cada día a prueba en lo cotidiano, y si no asumimos pronto una actitud clara ante lo que sucede, podemos terminar ahondando en crisis más profundas.

 

Por eso, el primer paso, es reconocer lo que está sucediendo con nosotros y nuestro alrededor, hacer un alto, respirar y observar cómo estamos y cómo está nuestro entorno familiar, social y laboral. Llegar al reconocimiento de lo que nos sucede, demanda una atención especial a nuestros sentimientos, emociones y reacciones. ¿En qué estamos pensando frecuentemente, de qué hablamos, cómo está nuestra salud, sentimos decaimiento anímico fácilmente, tenemos tiempo libre?, son algunas de las preguntas iniciales para avanzar hacia dicho reconocimiento.

 

Una vez allí, es importante no juzgar las respuestas, simplemente dejarlas salir y observarlas, para entrar a una segunda fase que consiste en preguntarnos ¿cómo queremos estar y con qué herramientas contamos para estar mejor?

 

Las respuestas resultantes nos muestran un panorama más claro de lo que nos hace bien y nos saca del auto padecimiento rápidamente. Todos tenemos la obligación de saber qué nos recarga y qué nos llena de energía, para dirigirnos sin distracciones hacia ello.

 

Pronunciar palabras en afirmativo, rodearnos de gente que también esté en busca de mejorar su estado anímico y condiciones, hacer actividades al aire libre que generen conexión con la vida: sembrar plantas, caminar con los pies descalzos, montar bicicleta; llevar un diario personal donde consignemos nuevas ideas, palabras y pensamientos; son algunas de las muchas opciones que pueden ayudarnos a movilizar nuestra energía creativa.

 

La creatividad se convierten en el motor del optimismo como decisión, porque nos enseña a ver una situación de manera diferente y también activa la segregación de endorfinas, químicos naturales que estimulan los centros de placer en el cerebro cuando creamos proyectos personales y ponemos en marcha nuevas prácticas e ideas diferentes sobre nosotros mismos.

 

El optimismo es una decisión porque es una mirada y es una posición ante la vida. Nos demanda atención hacia las decisiones que tomamos a diario y a cambio, nos ofrece mayor apertura hacia lo que somos. Ahora la pregunta es ¿ya decidiste cómo quieres asumir tu vida?

 

****

Con la técnica del Coaching Mágico te acompaño en tu proceso de sanación, de una manera tranquila y amorosa.

Pregúntame por inbox. O comunícate al whatsapp: (571)316447825

Síguenos en Instagram:

soyaguamor

CONTACTO

 

TELÉFONO: (57) 3164418285

cuentame@soyaguamor.com

clientes@soyaguamor.com

 

****

Santa Marta - Colombia

 

 

Si te gustó, comparte esta página:


Síguenos en facebook