· 

El síndrome del Patito Feo

Escrito por: Li Ángel

 

Yo debo decir que mis padres hicieron bien la tarea. Desde pequeña me dijeron que era linda y me celebraban cada logro… sin embargo, salir de la burbuja de papá y mamá para afrontar el mundo exterior es doloroso y difícil.

 

Salí al colegio, los dientes me crecieron como un conejo y también las rodillas… a tal punto que me decían la rodillona, jejejje… luego, me super desarrollé y fui la más prominente de mis amigas de séptimo de bachillerato... caderas y busto grande hicieron su tarea. Me volví acomplejada y desarrollé una giba horrible difícil de sacar.

 

Y con ese inicio, empezó todo el desamor propio. Me veía horrible y mi impulso era taparme con ropa ancha y sacos largos. A esto se sumó mi empatía por los chicos. pero no de manera romántica, nooo… me volví un chico más… entonces, mi look estaba “bien” porque me camuflaba entre leñadoras anchas, jeans rotos y camisetas al estilo Kurt Cobain...Ya imaginarán la adolescencia! jejeje… En las fiestas me caían los feos y los nerds, y yo pasaba saliva, mirando a los chicos más lindos que nunca me sacaban a bailar. Odiaba la belleza de las otras y no entendía cómo carajos hacían para verse así. La verdad, que por dentro la pasaba muy mal, mientras que mis papás me insistían en mi belleza… pero en esos estados, todo el mundo puede decirte una cosa, y si tú piensas otras, pues estás jodida!

 

Así pasaron los veinte y por allá casi llegando a los treinta me sentí MAMADA, supongo que de no sentirme conectada con nadie, ni conmigo misma… lo primero que recuerdo que hice, fue empezar a sincronizarme con lo que SÍ QUERÍA SER... un nuevo trabajo, nueva gente y hasta nueva ropa. Ahí empezó toda mi reinvención!

Una sola decisión me ayudó a girar todo. Suena fácil, pero en su momento fue exigente. Tuve que salir de mi zona de confort y hacerme un xtreme make over por dentro para creerme, primero, que sí iba a estar a la altura de ese trabajo (que en ese momento era mi sueño) y segundo, para estirarme de tal manera, para dejar atrás viejas maneras de verme. Debo decir que ese fue un gran regalo que me dí. “Florecer mirándome a los ojos” es y será una decisión valiente y amorosa. De ahí en adelante, llegaron otros regalos: el encuentro con mujeres “tomadas” que también bailaban solas comos yo, hombres dueños de sí mismos, viajes inciertos y el camino al cisne negro que ahora soy...

 

Ojo, aquí quiero hacer un alto para que identifiquemos si todavía estamos en el rol de Patito Feo:

  • Como este Patito no se ve a sí mismo, no acepta el reconocimiento o los halagos. Tartamudea cuando le dicen públicamente que está bella, que está deliciosa, que su arte es maravilloso… Alerta!!! En el fondo todavía hay algo que te está diciendo que no te lo mereces?
  • Te sientes marciana? Incomprendida? Sola en el mundo? La oveja negra de la familia? Es posible que todavía no hayas emprendido el viaje para encontrar a tu manada y reencontrarte con otros cisnes. Sal, extravíate, olfatea, nada por varias corrientes… tal vez tu manada esté haciendo lo mismo…Fingir normalidad para encajar, da la impresión de empatar, pero “eso” es superficial y de ninguna manera reemplaza el pegue natural que produce encontrarse con la manada.
  • Si ya lo superaste, no lo repitas! Hay muchas personas que luego de una ruptura sentimental importante vuelven a afearse, y se entregan a la tristeza, e incluso suben de peso. Si ya conoces tu belleza, para qué olvidarla?

"Cuando aceptamos nuestra belleza salvaje, la colocamos en perspectiva y ya no somos conscientes de ella, por nada del mundo la abandonaríamos ni negaríamos.

¿Sabe una loba lo hermosa que es cuando salta?

¿Sabe la hembra felina lo hermosas que son las formas que crea cuando se sienta?

¿Se impresiona un pájaro por el rumor que oye cuando despliega las alas?

 

Cuando aprendemos de ellos nos comportamos de acuerdo con nuestra verdadera manera de ser, no nos echamos atrás ni nos escondemos en presencia de nuestra belleza natural. Como las demás criaturas, nos limitamos a existir y así es como debe ser." Clarissa Pinkola.

 

****

Con la técnica del Coaching Mágico te acompaño en tu proceso de sanación, de una manera tranquila y amorosa.

Pregúntame por inbox. O comunícate al whatsapp: (571)316447825

Síguenos en Instagram:

soyaguamor

CONTACTO

 

TELÉFONO: (57) 3164418285

cuentame@soyaguamor.com

clientes@soyaguamor.com

 

****

Santa Marta - Colombia

 

 

Si te gustó, comparte esta página:


Síguenos en facebook