· 

Salir de la zona de confort

Escrito por: Li Ángel

 

Primero que todo, debo aclarar que no es que no esté de acuerdo con el confort. De hecho, creo que es el estado ideal de todos nosotros. Confort significa bienestar o comodidad, y ya de entrada, eso está muy bien.

 

El tema se pone complejo cuando a punto de transitar una y otra vez nuestro confort, nos acostumbramos tanto a él que nos volvemos perezosos, facilistas, descuidados o “resignados”… porque no hay argumento que más escuche yo en sesiones de coaching como: “pero, si él es chévere, o… pero si renuncio, dónde voy a conseguir trabajo, o… pero si él es un buen hombre, no se emborracha… o así estamos bien, para que esforzarnos tanto sexualmente…”

 

Salir de la zona de confort es un reto. No es fácil, es exigente, e incluso doloroso. Pero no se trata de salir por salir, porque cuando se llega a la conclusión de requerir un cambio, es porque “algo” por dentro incomoda, ya no va más, ya se venció o estorba.

 

La verdad es que se puede vivir muchos años habitando en la cueva oscura de la zona de confort. Tal vez algunos puedan hacerlo toda la vida… pero… tiene unos costos altos. El sexo deja de ser gratificante y se convierte en un deber ser, el trabajo pasa a ser una carga pesada, el matrimonio con “ese hombre tan bueno” pierde toda emoción y poco a poco lo que pasa por dentro es que el alma se va resecando.

Desde mi experiencia personal, les puedo decir que varias veces en mi vida me he obligado -muerta del susto- a salir de mi zona de confort, simulando un salto al vacío. Y siempre, siempreeee en el recorrido al vacío me han salido las alas.

 

Me he separado, me he reinventado como mujer y como amante, he renunciado a trabajos, me he ido de viaje sola y sin itinerario, y siempre, en medio de la confusión que implica un cambio, he llorado y al poco tiempo, me he sorprendido y cambiado de piel. Así que para mí, nunca va a ser una opción vivir “resignada”, callada o pasando por encima de mis sueños. Y por eso hoy mi invitación es a aceptar el cambio y los retos que trae.

 

La sanación pareciera estar idealizada. Como si consistiera en levantarse un día y sentirse mejor. 

 

Poco se habla de los aspectos reales de la sanación. Implica experimentar una gran incomodidad, dolor, miedo o enfermedad. Surge en la oscuridad de cada uno y se incuba en la profundidad,donde no hay nada más que verdad. Esa, que revela el cansancio y la insatisfacción de llevar una vida contraria a la que el alma anhela.

 

Entonces, por supuesto implica soledad, llanto, retiro, introspección. Es el resultado de tener la valentía de seguir la voz del corazón, hacer terapia, viajar, hacer yoga, alimentarse mejor, decir la verdad, caminar, cuidarse más. No es una sola cosa. Es un conjunto de pequeñas y grandes decisiones y propósitos...

 

Y luego llega un ligero bienestar, un síntoma de mejoría, un “algo” que ya no duele, una risa porque si, una ligereza simple y cotidiana...

 

Y empiezan entonces nuevos sentimientos a aflorar, se estrenan nuevos pensamientos y la vida tiene mayor fluidez.

 

No es un estado ideal. Somos humanos y algunos pesos siguen, pero la visión ha cambiado y ahora aparece la posibilidad de estar ante lo mismo de maneras diferentes. Mucho más amorosas.

 

****

Con la técnica del Coaching Mágico te acompaño en tu proceso de cerrar y abrir ciclos, de una manera tranquila y amorosa.

Pregúntame por inbox. O comunícate al whatsapp: (571)316447825.

Escribir comentario

Comentarios: 0

Síguenos en Instagram:

soyaguamor

CONTACTO

 

TELÉFONO: (57) 3164418285

cuentame@soyaguamor.com

clientes@soyaguamor.com

 

****

Santa Marta - Colombia

 

 

Si te gustó, comparte esta página:


Síguenos en facebook